Septiembre de 1998
 

Queridísimos compañeros,

Sólo unos palabras, para deciros que éstas han sido unas vacaciones de las mas auténticas y divertidas que he disfrutado en muchos años, y todos sois bastante responsables de ello.

Estos días permanecerán en mi memoria como una de las mejores experiencias de mi vida, no solo por las largas caminatas, los magníficos paisajes, las agujetas, las hinchazones, el mono... al jabón más que a la buena comida, sino también por las risas, el buen humor, el compañerismo que ha imperado.

También deciros que sin vuestro apoyo / estímulo, nunca hubiera conseguido subir las cuestas. Habéis sido los mejores compañeros de cuestas que jamás hubiera podido encontrar y estoy encantada de que nuestros caminos se hayan cruzado en la Transpirenaica '98.

Estoy segura, no será la última vez.

Un juego: recordad nuestro primer encuentro, en la calle Balmes a las 6.30 de la mañana. Tímidas miradas... estudiándonos con disimulo. Haced lo mismo con el último día en Donostia, bailando por la calle al son de las bandas. Estas fotos son el reflejo de lo que compartimos entre medio.

Un abrazo y hasta la próxima!!!
 
 
 
 

Anna E.
(carta enviada a los participantes en la transpirenaica de la 1ª quincena de agosto 98, junto con las fotos del viaje)